Hay inmobiliarias que siguen captando en la exclusiva «sólo mía»; como dice el gran Fernando. G. Erviti, la convierten en «mi tesoro».

Es lógico que la opinión general del consumidor sea desfavorable ante sel término «exclusiva», porque sigue pesando mucho en la conciencia colectiva, que se trata de un acuerdo que cierra las puertas a que otros profesionales del sector puedan gestionar el inmueble.

La exclusiva compartida, en cambio, la agencia captadora difunde la propiedad con otras agencias que colaboran en su zona, bajo un reglamento comúnmente admitido, en el que el precio de venta es el mismo para todas y se comparten honorarios, en el caso de que una de las agencias colaboradoras aporte a un comprador cualificada que, finalmente, compre el inmueble.

Además del reglamento entre profesionales, el contrato de exclusiva múltiple refleja el acuerdo entre propietario y empresa, marcando un tiempo para el encargo.

En una operación inmobiliaria con exclusiva compartida, identificamos 4 roles: el propietario y su agente, el comprador y su agente. Para todos ellos, el sistema de colaboración ofrece ventajas:

Centrándonos en el cliente propietario, que es quien principalmente tiene que conocer las ventajas, debe saber lo que hace su agencia por él:

La colaboración profesional no puede ser «voluntarista», tiene que ser efectiva a través de un sistema articulado que facilite el trabajo en exclusiva compartida, que disponga de un plan formativo para agentes de comprador y de vendedor, con una reglas claras y aceptadas por todos los participantes.

Si no trabajas en exclusiva compartida, te interesa esta información de Agora MLS >>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 9 =